Text Size: A A A

Anatomía del dolor de espalda

Como se puede observar en la figura que sigue, su espalda, o columna vertebral, está compuesta de muchas partes. En primer lugar, observaremos las estructuras óseas. Su espina dorsal, también denominada columna vertebral, ayuda a soportar gran parte de su cuerpo corporal y protege la médula espinal. El cuerpo tiene 33 vértebras (huesos) que conforman la columna vertebral. En la imagen, se indican como "Cuerpo Vertebral".

 

partes de la columna

 

Partes de la columna

La columna está dividida en dos zonas: el cuello (cervical), espalda media (torácica) y espalda baja (lumbar). En la parte inferior de la espalda, también se encuentran el sacro y el coxis, llamado comúnmente "rabadilla".

Las vértebras del cuello se identifican como C1-C7, es decir, que son siete las vértebras en esa zona. La mayoría de los adultos tiene 12 vértebras en la columna torácica (T1-T2), que abarca desde los hombros hasta la cintura. Además, existen cinco vértebras en la zona lumbar (L1-L5) y, por debajo, el sacro está conformado por cinco vértebras ubicadas entre las caderas. Cuando la persona es adulta, estos cinco huesos ya se han fusionado en uno solo. El coxis es un pequeño hueso fusionado ubicado en el extremo inferior de la columna (rabadilla).

La columna vertebral, además, posee articulaciones encadenadas, ubicadas en la parte posterior (dorsal) de las vértebras. Estas articulaciones (como todas las articulaciones del cuerpo) facilitan el movimiento y son muy importantes para la flexibilidad del cuerpo.

Otra estructura ósea de la columna que se muestra en la imagen es el pedículo. Los pedículos se ubican a ambos lados de las vértebras y son parte de las "paredes" del canal espinal.

Entre las vértebras, se encuentran los discos intervertebrales (también identificados en la imagen). Estos actúan como amortiguadores del impacto sobre la columna cuando se mueve. Cada disco está conformado por un anillo exterior denominado "anillo fibroso" y una sustancia interior gelatinosa denominada "núcleo pulposo".

Juntos, las vértebras y los discos conforman un túnel de protección (el canal medular) que cubre la médula y los nervios espinales. Estos nervios corren hacia abajo por el centro de las vértebras hasta las diversas partes del cuerpo, ayudando así a que la persona sienta y se mueva.

La espalda posee además, músculos, ligamentos, tendones y vasos sanguíneos. Los músculos son masas de tejidos que sirven de fuente de estímulo del movimiento. Los ligamentos son las bandas fuertes y flexibles de tejido fibroso que unen los huesos, y los tendones conectan los músculos con los huesos y los discos. Los vasos sanguíneos aportan nutrientes. Todas estas partes juntas hacen posible el movimiento.

El dolor de espalda puede ser el resultado de una lesión de una o todas estas partes del cuerpo. Las lesiones de músculos, ligamentos o tendones pueden provocar distensiones o esguinces, que por lo general no son graves. Sin embargo, las lesiones de huesos, nervios o vasos sanguíneos pueden ser más graves. Además, las capas externas de los discos intervertebrales pueden desgarrarse o rajarse y así permitir que el anillo fibroso o el núcleo pulposo salgan hacia afuera. Cualquiera de estas lesiones puede provocar inflamación y dolor.

Updated on: 12/10/09
Cancel
Delete
Continue Reading:

Síntomas del dolor de espalda

El dolor de espalda es su síntoma propio.
Read More